Somos dos mamás maravilladas con la fantasía de nuestros hijos, con su inocencia y espíritus nobles. Vivimos asombradas por su imaginación infinita, por su deslumbramiento con las cosas más sencillas y los juegos más simples, por su gigante sabiduría e incondicional amor.

Tantos momentos felices al lado de ellos, tantas historias por recordar y aún por experimentar, nos llevó a crear Pipoca.

Nos dimos cuenta de que la ropita que les pusimos alguna vez puede traernos miles de recuerdos. Que un pequeño detalle de agradecimiento genera sonrisas que te llenan de cariño. Recordamos que esas muñecas de trapo, como las que hacía nuestra abuela, tienen el poder de transportarnos a un mundo mágico y que por eso lo hecho a mano tiene un valor inigualable.

Notamos que nuestras necesidades de organización, seguridad y decoración podíamos resolverlas mejor nosotras mismas desde nuestra experiencia como mamás, creando productos simples que resuelven nuestros problemas del día a día pero con un toque de color y diseño.

Pipoca está inspirada en nuestros hijos y en la vida junto a ellos. Son detalles hechos con amor para regalar amor.

osito2